Por Ginón X. Bojórquez Palma

Hace unos años la presencia de instituciones universitarias en el interior del Estado, era un ideal de justicia acariciado por los gobiernos en turno, en tanto la necesidad de contar con ellas crecía en la medida que las universidades y otras dependencias de la ciudad de Mérida, se veían limitadas para ampliar el número de estudiantes admitidos en sus aulas. Sus capacidades sencillamente eran rebasadas, y el centralismo en la enseñanza universitaria se mantenía intacto en la capital yucateca. No obstante, la firme determinación del gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, a través de la Secretaría de Educación, ha logrado el establecimiento de Universidades en puntos importantes de nuestra geografía, con el propósito de extender la educación superior en áreas donde los habitantes difícilmente pueden trasladarse y residir a Mérida.

Una de estas instituciones es la Universidad Tecnológica del Poniente, localizada en Maxcanú, creada a través de un decreto de la Gobernadora que fue publicado el 21 de julio de 2011. Un día después la maestra Rossana Alpizar Rodríguez fue designada Rectora de esta nueva casa de estudios.

Desafortunadamente las escasas oportunidades para cursar una carrera, había impedido que los estudiantes de este municipio se trasladaran a otro lugar en busca de estudios profesionales, provocando frustraciones entre los jóvenes que deseaban continuar sus estudios. Sólo en el área de Maxcanú, se localizan 12 instituciones de educación media superior de donde egresaban centenares de estudiantes que han quedado históricamente sin oportunidad de continuar sus estudios, aunque dicho panorama cambió de raíz con la apertura de esta Universidad.

Con estos antecedentes, se puso en marcha la construcción de la Universidad Tecnológica del Poniente. Ésta ha permitido que muchos jóvenes se comiencen a labrar un destino más honorables y justo. La espera terminó, y el sueño de continuar estudios universitarios por fin se hizo realidad; puesto que el 5 de septiembre de 2011, fue el histórico primer día de clases en la Universidad de Maxcanú, con 230 alumnos, en cuatro carreras. El primer cuatrimestre fue cursado en las instalaciones de la Secundaria Nocturna Eladio Novelo Gil, mientras se terminaba de construir el plantel universitario. La Gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, acompañada del Dr. Raúl Godoy Montañez, el 5 de octubre de ese mismo año hicieron una visita para la supervisar la obra, y frente a estudiantes, profesores y la Rectora de la Universidad, se comprometieron a que pronto podrían hacer uso de las nuevas instalaciones de la institución. El edificio de la Universidad estaba listo para ser usado el 3 de enero de 2012, arrancando el segundo cuatrimestre en sus nuevas instalaciones.

A un año de su fundación, la universidad cuenta con servicios de primer nivel compuestos por seis salones inteligentes, sala de cómputo, cocina, laboratorio de alimentos, sala para profesores, oficinas administrativas, rectoría, jardines y servicios sanitarios. Hasta el día de hoy se mantiene los seis grupos de alumnos de las cuadro diferentes carreras que se ofrece: Procesos Alimentarios, Tecnologías de la Información y la comunicación, Turismo y Gastronomía. Para su buen funcionamiento, se cuenta con una planta académica de 15 profesores, especializados en cada área. Las instituciones universitarias en el interior del Estado de Yucatán son una realidad, y un logro indiscutible de una política pública bien pensada. 

Anuncios